APRENDEMOS DE LOS CLIENTES

Cuando llega el momento de ponerse a trabajar en la web de un cliente, lo que hacemos siempre es hablar con él y que nos explique exactamente de qué va su negocio. Para captar y plasmar la esencia de la empresa en una web necesitamos conocer muy bien su producto, su funcionamiento, su talante ... en definitiva su espíritu.

Esto nos encanta porque cada proyecto que hacemos nos aporta mucho. Aprendemos cosas interesantes, descubriendo mundos que desconocíamos, aprendemos de la ilusión de un proyecto nuevo, de la pasión en su empresa y, para nosotras, esto es una motivación más para hacer nuestro trabajo.

Hemos descubierto rutas para viajar por Estado Unidos, que huyen de las típicas "turistadas" y Jordi habla con tanta pasión que nos han entrado unas ganas locas de coger la maleta y el avión tan pronto como nos lo podamos permitir.

Con otro cliente hemos descubierto un mundo apasionante, y absolutamente desconocido para nosotras, como es el mundo de la pesca profesional, y concretamente el de la famosa gamba de Palamós que debe cumplir unos requisitos muy estrictos.

Con Vanesa, que sus abuelos ya eran anticuarios, hemos descubierto como de apasionante puede ser rescatar del olvido muebles y objetos antiguos y nos hemos quedado boquiabiertas admirando los objetos que tiene en su tienda. Os recomendamos una visita.

También hemos aprendido todo el proceso que siguen las anchoas desde que las pescan hasta que las encontramos en los estantes del supermercado. Es un proceso que aún sigue la tradición de las primeras mujeres "anxoveres" de principios del siglo pasado.

Esperamos seguir aprendiendo mucho porque querrá decir que seguimos trabajando con la misma ilusión y que seguimos descubriendo mundos que nos enriquecen. Mil gracias a todos los clientes que con su confianza nos han hecho quienes somos.

Los comentarios están cerrados.